“No quiero usar la respiración artificial. Ya he tenido una buena vida”: anciana en Bélgica

Una mujer de 90 años, originaria de Bélgica, llamada Suzanne Hoylaerts falleció por coronavirus luego de rechazar un respirador artificial para darselo a los pacientes más jóvenes.

Suzanne comenzó a experimentar pérdida de apetito y otros síntomas relacionados por coronavirus, por lo que fue llevada al hospital, en donde la diagnosticaron con el virus, por lo que fue aislada y necesitaba un respirado artificial, pero se negó a recibirlo.

Fue desde mediados de marzo que Suzanne empezó a experimentar pérdida del apetito y luego a tener otros síntomas, entre ellos a perder el aliento, por lo que fue llevada al hospital, donde fue diagnosticada con Covid-19, por lo que de inmediato fue aislada y aunque necesitaba de hacer uso de un respirador artificial, se negó a recibirlo. “No quiero usar la respiración artificial. Déjenla para los pacientes más jóvenes. Ya he tenido una buena vida”, dijo.

Los médicos respetaron su decisión, por lo que su salud empeoró, y falleció el 22 de marzo, tan sólo dos días después de haber ingresado al hospital.

La hija de la víctima declaró que para la familia aún es un misterio entender cómo su madre se contagió de coronavirus, ya que ella vivía sola y se tomaba el aislamiento social muy en serio.

Actualmente en Bélgica se han registrado 12 mil 775 casos de coronavirus y 705 muertes.