Abuelito visita asilo para ver a su esposa a través de una ventana; ella tiene Alzheimer

Esta pareja con 65 años de matrimonio que se manda besos a través del vidrio se vio separada por el Covid-19.

Desde que inició la pandemia de COVID-19 en España, un cristal mantiene separados a Xavier Antó y Carmen Panzano, su primer período así de prolongado en sus 65 años de matrimonio.

Antó, de 90 años, acude tres o cuatro veces por semana a la ventana del hogar de ancianos de Barcelona, ubicada a pie de calle donde vive su esposa, de 92 años, quien padece Alzheimer. El centro cerró a los visitantes hace más de un año para proteger a sus residentes del COVID-19.

Empleados del hogar le proporcionan una silla y acercan a Panzano al otro lado de la ventana. Mientras Antó le muestra en su teléfono con las fotos de sus nietos y la familia para distraerla un poco.

Ambos ya fueron vacunados contra el coronavirus, pero los hogares de ancianos de España todavía están bajo estrictos controles después de que miles de ellos murieron en centros de atención para adultos mayores durante los primeros meses de la pandemia.

Cabe mencionar que la pareja se conoció en 1953 y se casó en 1955. Excepto por un período al principio de su matrimonio cuando él trabajó fuera de casa, siempre estuvieron juntos.

“No nos hemos separado nunca”, dijo Antó a The Associated Press. Ahora “llevamos separados prácticamente un año”, agrega.

“En marzo pasado, una directora de la casa me dijo que cuando me marchara ya no iba a volver a entrar porque las autoridades locales habían establecido unos protocolos muy severos y no podría entrar nadie”, mencionó.

Al principio, los trabajadores de la casa hacían videollamadas con una tableta dos o tres veces por semana para que él y Panzano pudieran verse, dijo.

“Luego instalaron arriba un locutorio con una mampara en medio, pero yo prefiero estar aquí (en la ventana) porque con la mampara te daban un día y hora determinado, 20-30 minutos al día como máximo, pero tenías que estar al pendiente.

“En la mampara no podía darle la mano, tampoco le puedo dar un beso, y pues aquí en la ventana vengo cuando yo puedo”, expresó Antó.

Cuando él la visita, ambos ponen sus manos sobre el vidrio y se mandan besos. Aunque no pueden oírse al hablar, al menos no se preocupan por cuánto tiempo les queda para compartir.

Cuando Antó no puede ir, una mujer que trabajó para la pareja durante unos 26 años, toma su lugar. “Es como si fuera nuestra hija”, dice.

“Suelo venir siempre que puedo y mientras el cuerpo aguante, intentaré que siga así. Porque si fuera yo el enfermo, ella haría lo mismo o más”, finalizó Antó.