Se trata de una roca colgante que se mantiene en equilibrio sobre los acantilados de Noruega.

De acuerdo con muchos expertos en senderismo en el mundo, la caminata hasta Kjeragbolten es una de las más espectaculares del mundo, así que, una vez que salgamos del confinamiento, uno de los primeros destinos de tu lista debes ser un lugar como este: único en el mundo y en medio de la naturaleza.

Además, si te gusta la aventura, podrías considerar armar un plan para viajar en un futuro hasta Noruega para conocer de primera mano este impresionante lugar.

¿Qué la hace tan única y atractiva?

Kjeragbolten está ubicada en el municipio de Forsand en el condado de Rogaland, Noruega, es una gran roca de 5 metros cúbicos de volumen atorada en el ‘hueco’ de una montaña.

Abajo de ésta solo hay un escalofriante precipicio: se suspende encima de un abismo de 984 metros de profundidad. Esto la hace parecer flotar sobre el Fiordo Lyse y que está a punto de desprenderse en cualquier momento.

Lo más impactante es que está a una altura de mil 084 metros sobre el nivel del mar, en el Monte Kjerag, el pico más alto del fiordo, y la vista desde aquí te quitará el aliento.

Un destino turístico muy popular

La gran roca está ‘atorada’ entre las dos paredes sin ningún tipo de material que la fije. Esto la hace muy atractiva para posar sobre ella y obtener las mejores fotografías, aunque es una hazaña muy peligrosa, ya que una ráfaga fuerte de viento podría hacer perder el equilibrio a quien esté encima de la piedra para la foto de turno.

Evidentemente, también existe el peligro de que Kjeragbolten se safe de su posición y se deslice sobre el precipicio.

Debido a su enorme popularidad, por lo general se suelen formar largas colas con personas que quieren hacerse una foto en el lugar. El tiempo de espera previsto puede variar desde unos pocos minutos hasta más de una hora.

¿Cómo llegó ahí?

Durante las varias edades de hielo que se conocen en los países escandinavos, Noruega estaba completamente cubierta de glaciares. Entre las edades de hielo, el agua de deshielo ha llegado a formar y reformar el valle hasta 22 veces. Después de la última edad de hielo, el calentamiento global causó un aumento en el nivel del mar, inundando los fiordos. La famosa roca fue depositada de este modo durante el último período glacial, en torno al 50.000 a.C.

También te puede interesar: ¡Enamórate de Isla Blanca, un paraíso de estrellas!

El derretimiento del glaciar noruego fue acompañado por un repunte en formaciones de roca a medida que el hielo se retiró. En el caso de Kjeragbolten, el repunte fue, en realidad, más rápido que el aumento del nivel del mar, encajando la roca en su posición actual.