Devastar Tajamar, obsesión de obispo

236
Ante las miradas de asombro elementos de seguridad pública Municipal resguardan un perímetro de seguridad mientras que maquinaria pesada devastan zona de manglar en la Zona del Malecón Tajamar

Cancún.— La Iglesia Católica no pierde la esperanza de tener “algo” en el Malecón Tajamar. Sólo está a la espera de que los ánimos se tranquilicen y se calmen para proponer “alguna cosa simbólica, donde la gente pueda reunirse para rezar un rosario y, si se puede, poner un monumento, una imagen de María, que ayude a la oración y la convivencia”, declaró Mons. Pedro Pablo Elizondo, obispo de la Prelatura Cancún-Chetumal.

Eso está en “stand bye”. Nosotros respetamos las leyes, disposiciones y lo que Fonatur quiera hacer, explica, pero también aclara “tenemos todos los papeles, todas las escrituras, todas las firmas”.

Afirmó que Tajamar “es un espacio de oración y de recreación”, donde la gente ha ido mucho tiempo a recrearse, pero está cerrado y “nosotros no podemos violentar nada de lo que las autoridades dispongan”.

Para Mons. Elizondo, la Iglesia Católica tendrá que concentrarse en terminar la Catedral en el “ombligo verde”, pero “si las autoridades y Fonatur quisieran hacer una permuta, nosotros, encantados”.

Se dijo esperanzado en que Tajamar sea un espacio útil, aprovechado para los cancunenses, quienes necesitan espacios de recreación y convivencia familiar.

Se podría hacer ahí un parque muy hermoso, muy necesario, no sé cuándo ni cómo ni de qué manera. La verdad, sería una pena desperdiciar un espacio que puede servir para la familia, la convivencia, la recreación y podría ser un lugar de atracción turística sin moles de cemento, sino una especie de avenidas con puntos de convivencia, con sus restaurantes, cafeterías, neverías, un lugar agradable en el que se pueda convivir y pasar el rato, como lo que no tenemos en Cancún.

Más noticias de Quintana Roo

DEJA UN COMENTARIO

comentarios