Felipe Carrillo Puerto.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, durante su gira de trabajo por Quintana Roo, se comprometió el día de ayer a llevar a cabo consultas en las comunidades indígenas para conocer sí quieren o no la construcción del Tren Maya, uno de los proyectos más importantes de su sexenio.

López Obrador indicó frente a decenas de ejidatarios mayas, que si los resultados arrojan una negativa al Tren Maya, éste sera rechazado.

Cabe recordar que el Tren Maya cruzará cinco estados del sureste del país a través de 1,475 kilómetros con el objetivo de impulsar el desarrollo en esta área de México.

“Si la gente dice vamos, vamos; si la gente dice no, no vamos, pero que sea la gente la que decida”, dijo López Obrador en la comunidad de Felipe Carrillo Puerto.

Por ello, AMLO pidió que las consultas queden “lo más pronto posible”, las cuales estarían a cargo de Adolfo Regino Montes, director del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI).

También advirtió que si la oposición retrasa la obra con amparos, como ocurrió con el Aeropuerto de Santa Lucía, y el gobierno estima que no se concluirían a tiempo, es decir antes de que acabe el sexenio, “no la iniciarán”, pues no quiere dejar obras inconclusas.

No quisiera yo, se los digo así con toda franqueza, si por mezquindades comiencen a llover los amparos, y se detenga la obra, y que no la terminemos en tres años, si es así, mejor no la iniciamos porque no voy a dejar una obra inconclusa”, dijo.

Al evento del presidente, acudieron representantes ejidales, quienes le exigieron el pago de millonarias indemnizaciones por expropiaciones de tierras suscitadas hace 20 años. Por lo que el pago de los adeudos es una de las condiciones para que los ejidatarios aprueben el proyecto ferrocarrilero.

Ponciano Genaro Martín Esquivel, miembro del Consejo Nacional de Comunidades Indígenas, recordó que fue“hace 20 años cuando construyeron la carretera 307, que cruza todo el estado, desde Chetumal hasta Puerto Juárez, expropiaron unas 200 hectáreas ejidales sin compensar con las indemnizaciones correspondientes”.

Por las tierras expropiadas hace dos décadas de parte de los ejidos Felipe Carrillo Puerto, Xmaben, Hazil, Zun Yax Chen, Chac Choben y Andrés Quintana Roo la asamblea pide 200 millones de pesos, unos 10,4 millones de dólares, informó La Palabra del Caribe.

Sin embargo será el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin) quien fije el precio final.

Además, los ejidatarios de Felipe Carrillo Puerto exigen que el gobierno federal les compre la madera para la fabricación de más de un millón de durmientes necesarios para el Tren Maya, pues estos ejidos forestales cuentan con certificación internacional de producción sustentable.

También te puede interesar: Ejido forestal maya pide que durmientes del Tren Maya sean de madera; reactivarían actividad económica

Todos los representantes de los ejidos mencionados declararon estar a favor de la construcción del Tren Maya.

La petición es que, en caso de expropiar tierras, se indemnice a un precio justo.

Más noticias de Quintana Roo

DEJA UN COMENTARIO

comentarios