Chetumal.- Un grupo de más de 60 personas, residentes de Mayabalam, se manifestaron hoy en la sede del Congreso del Estado, para exigir la liberación de su subdelegado, Pedro Ramos Diego, así como al ciudadano César Jacinto G., detenidos acusados de extorsión, pues aseguran que son perseguidos políticos, en el conflicto interno que viven desde hace años.

Los inconformes llegaron con cartulinas y mantas, en las que acusaron a la diputada local Ana Pamplona de estar politizando la situación, aunque ninguno de los presentes quiso declarar ante la prensa, para detallar su postura.

Como se sabe, Maya Balam vivió varios estallidos de violencia, con la quema de casas y vehículos, así como de bloqueos carreteros, por un conflicto interno que data de años, pero que ahora se manifestó en la exigencia de un grupo, que incluye al subdelegado detenidos, de ser incluidos en la cooperativa que maneja las concesiones de transporte en la comunidad.

Desde el año pasado se realizan negociaciones, encabezadas por la Secretaría de Gobierno, las que no han sido fructiferas, al proponerse la creación de otra cooperativa para otorgar concesiones al grupo opositor, lo que no ha sido bien recibido. Según versiones de las autoridades, el conflicto al interior de esta comunidad de origen guatemalteco es más profundo y las concesiones solo son una excusa; no descartan incluso la influencia del crimen organizado.

Varias familias tuvieron que huir de Maya Balam, permaneciendo en Chetumal en calidad de refugiados, mismos quienes serían los que hoy se manifestaron.

Al estar en desacuerdo con las caracterizaciones del conflicto que ha hecho la Secretaría de Gobierno, los manifestantes reclamaban en una de las cartulinas que los medios deben informar con la verdad, motivo por el que se negaron a dar declaraciones.