Policías de Cozumel se quedan de brazos cruzados ante la delincuencia

Cozumel.-Desde la partida del Comandante Nestor Ivan Segundo de la Policía Ministerial, agentes policiales no han resuelto ni un sólo caso de delincuencia, pues ésta ha estado muy activa, incluso la ciudadanía ha tenido que detener por su propia cuenta a los ladrones.

Se han reportado casos, en que la población al detener a los ladrones, llaman a la policía ministerial, pero ésta no acude por el detenido, y de hacerlo la policía municipal los deja en libertad después de 36 horas de arresto.

Otro ejemplo de impunidad, es el sucedido la mañana de este jueves, donde se detuvo a un presunto ladrón, que rompió el cristal de un negocio de hamburguesas para entrar a delinquir.

Todo comenzó cerca de las 11:00 horas, donde un sujeto en presunto estado de ebriedad quiso entrar a un negocio de hamburguesas rompiendo el cristal, sin embargo; trabajadores de una agencia de viajes, vecinos del puesto de hamburguesas, salieron para alertar al propietario que vive en la parte alta; por lo que el ladrón corrió aproximadamente 50 metros, pero fue capturado por el sujeto agraviado.

Posteriormente se le dio aviso a los policías municipales para que el ladrón fuera detenido y puesto a disposición de la Fiscalía General del Estado, pero la detención no procedió porque no logró robarse nada.

De igual manera, Santos Chanab, trabajador de la agencia de viajes, señaló que hace dos semanas también sufrió de el quebranto de un cristal de la puerta de sus oficinas, donde se llevaron una computadora y equipo de trabajo.

Semanas después nuevamente ingresaron a robarle, pero esta vez si lograron detener al ladrón, cuando llamaron a las autoridades, le señalaron que tenían mucho trabajo y que “si tenían tiempo irían a atenderlo”; tras pasar 36 horas capturado por los ciudadanos, los policías ministeriales nunca acudieron.

También te puede interesar: Empresa de transporte público Uniper solicita revisión de las tarifas

La situación sigue repitiéndose constantemente, los robos continúan y ninguno de ellos pasa por la justicia, habitantes sugieren una complicidad entre delincuentes y autoridades.

Más noticias de Quintana Roo