Expolicías amotinados de Cancún se alían con mafia rumana

    - Advertisement -
    - Advertisement -
    - Advertisement -
    - Advertisement -

    Cancún.- La corrupción y los nexos con el crimen organizado que por años permeaban las fuerzas policiacas en Quintana Roo nuevamente quedan en evidencia, al ponerse cuatro ex policías municipales al servicio de un presunto delincuente, para declarar en falso y así auxiliar la actual campaña desestabilizadora en contra de las fuerzas del orden en la entidad.

    Florian Tudor, alias “El Tiburón” (Rechinu), presunto líder de la mafia rumana, se habría aliado con cuatro ex agentes de la Policía Municipal de Benito Juárez, dados de baja por amotinamiento, para darle fuerza a sus falsas acusaciones en contra de la Policía Estatal y el secretario de Seguridad Pública, Alberto Capella Ibarra, para así continuar operando sin obstáculos en el estado.

    Lo anterior fue dado a conocer por el propio Capella Ibarra, a través de un mensaje de video, en el que detalla la solicitud de información que acudió a realizar a la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción de la Fiscalía General de la República, en la Ciudad de México, por la denuncia en su contra interpuesta por Florian Tudor.

    El rumano ha sido investigado por el FBI estadounidense y diversas agencias policiacas europeas, por ser la presunta cabeza de una red de clonación y robo de tarjetas de débito y crédito, a través de cajeros automáticos alterados. La red se extiende por Europa, diversas ciudades de Estados Unidos, destinos turísticos de México (principalmente Los Cabos y el Caribe mexicano), así como otros puntos del Caribe y el sudeste asiático.

    Información compartida por estas agencias e investigaciones federales, iniciadas por la ejecución de un ex guardaespaldas de Tudor, resultaron en su detención, junto con la de su socio Adriae Nicolae Cosmin, en marzo de 2019, lo que fue seguido del cateo, en mayo, de su lujosa mansión en el centro de Cancún y un rancho en la Ruta de los Cenotes.

    La reacción de Tudor, a través de su abogado, fue demandar por supuesto abuso de autoridad, el 16 de julio de 2019, lo que fue acompañada por una campaña mediática en contra del delegado de la Fiscalía General de la República, misma que se prolongó por semanas.

    Sin embargo, Alberto Capella reveló hoy que esto cambió el 10 de enero de este año, cuando Tudor dramáticamente cambió sus declaraciones previas, para ahora acusar a la Policía Estatal de los abusos, en este operativo que nunca participó.

    Para ello, involucró en su declaración a otra persona, Shakir Naif Bustani, además de llevar a declarar a tres presuntos trabajadores suyos, y además a cuatro ex policías municipales. Se trata de oficiales que fueron procesados penalmente por amotinamiento, el pasado 5 de octubre de 2018.

    “Seguramente han sido engañado por asesores y facilitadores institucionales, que tengo la presunción son de alto nivel”, reveló el jefe policiaco, quien dijo que con pruebas acreditará la falsedad de estas declaraciones y su intención de querer abusar de la buena fe de la Fiscalía General de la República.

    Para Capella, el interés de Florian Tudor es inhibir la acción de las autoridades, para así continuar con sus actividades, presumiblemente constitutivas de delitos.

    Como se sabe, el motín policiaco en el que participaron estos cuatro agentes ocurrió cuando se comenzó a implementar el Mando Único en Cancún, lo que conllevaría a la revisión y saneamiento de la propia corporación, históricamente contaminada con elementos coludidos con la delincuencia organizada.

    Un grupo de policías expulsó de las instalaciones al titular de la Corporación y se declararon en rebeldía, situación por la que tuvo que intervenir la Policía Estatal, que tomó el control de estas instalaciones y detuvo a los amotinados.

    Te puede interesar: Florian Tudor y la mafia rumana llegaron de la mano de ‘Doña Lety’

    Es de recordar que un grupo al interior de la Secretaría de Seguridad Pública y la Procuraduría (luego Fiscalía) estuvo por años coludidos con la cabeza del hoy desmembrado Cártel de Bonfil, “Doña Lety”, misma que en su momento formó una alianza con Florian Tudor y la mafia rumana, según lo reveló el periodista Héctor de Mauleón para El Universal.

    Es evidente que estas alianzas todavía perduran y policías que estaban a su servicio ahora lo están para Tudor.

    - Advertisement -
    spot_img

    Lo Últmio

    Related Articles