Hallan pirámide ceremonial más grande y antigua de los mayas en Tabasco

Foto: Monte Aguada/Vía Expansión Política

México.-Sorprendente hallazgo cultural e histórico se ha dado en nuestro país, pues se ubicó en Tabasco la pirámide ceremonial más grande y antigua de los mayas que probablemente fue usada para ceremonias masivas.

La estructura tiene casi 400 metros de ancho y 1,400 de largo, con entre 10 y 15 metros de altura; se ubica en Aguada Fénix, cerca de la frontera con Guatemala, ésta podría haber fungido para rituales masivos de acuerdo con científicos, quienes la ubicaron por un método de detección aérea.

Se cree que la inmensa plataforma rectangular elevada, fue edificada entre 1,000 y 800 años antes de Cristo, con arcilla y tierra. Mientras las pirámides de Tikal (Guatemala) y Palenque (México), fueron erigidas unos 1,500 años después con piedra. Inclusive esta construcción recién ubicada, supera la Gran Pirámide de Giza, Egipto.

En la pirámide no se han ubicado glifos que representen a altos dignatarios, por esa razón se cree que su uso era más comunitario, puesto que la sociedad jerárquica con disparidad social, con los nobles en la cúspide, se dio siglos después.

Sobre el hallazgo, el arqueólogo Takeshi Inomata, de la Universidad de Arizona, quien dirigió la investigación publicada en la revista “Nature”, dijo: “Es probable que muchas personas de las áreas circundantes se reunieran para ocasiones especiales, posiblemente vinculadas a ciclos de calendario”.

Explicó que “probablemente los rituales involucraban procesiones a lo largo de las explanadas y dentro de la plaza rectangular. La gente también depositaba objetos simbólicos como hachas de jade en el centro de la meseta”.

Por otro lado, señaló: “Debido a que es tan grande horizontalmente, si caminas sobre ella, simplemente parece un paisaje natural. Pero su forma se ve muy bien en Light Detection and Ranging (Lidar)”.

También te puede interesar: La pirámide más grande del mundo no está en Egipto, es la de Cholula

Lidar, es una técnica que emplea un láser pulsado y otros datos obtenidos en sobrevuelo para detección remota y tridimensional sobre superficies.