Taxista de Tulum es llevado a Yucatán y da positivo a Covid-19

Trabajó normalmente hasta que se agravó; al negársele la atención en Quintana Roo, fue llevado a Yucatán y dio positivo a coronavirus.

4276

Un taxista del sindicato “Tiburones del Caribe” de Tulum, quien vive en una zona de invasión con su familia, fue confirmado como positivo para COVID-19, aunque no en este municipio, sino en Valladolid, Yucatán, a donde fue llevado luego de que le negaran la atención en Quintana Roo. Su esposa confirma que él y ella tuvieron contacto con varias personas, en ambos estados.

En entrevista para Quinta Fuerza, la esposa del enfermo, un taxista de 63 años de edad, explicó que él cayó enfermo la tarde del jueves, cuando llegó a su casa, y allí fue atendido por su esposa viernes, sábado y domingo, en la casa que comparten con un hijo, que ella confirmó tuvieron contacto tanto con su padre como con varios compañeros de escuela.

El domingo, su situación se agravó, pues ya se le dificultaba la respiración, por lo que ella llamó a los servicios de emergencia, pero éstos increíblemente se negaron a acudir al llamado, tal vez por ser un asentamiento irregular.

Al volver a insistir al 911, para pedir auxilio para su marido, finalmente se despachó a una patrulla de la Policía, que recogió a su marido, y optaron por trasladarlo de urgencia a Valladolid, que es donde ambos tiene familia.

El taxista tulumnense fue internado en el hospital de Valladolid, donde su situación no ha dejado de empeorar, al grado de tener que ser intubado.

La esposa reveló que ayer martes, a las seis de la tarde, el director de Terapia Intensiva de este nosocomio, un doctor Aguilar, le confirmó que su marido dio positivo al examen de COVID-19.

La entrevistada afirmó que ha permanecido encerrada desde que se le dijo, pero en esta última semana ha tenido contacto con múltiples personas, al igual que su hijo, en Tulum y ahora en Valladolid. Hasta el momento, ninguna autoridad sanitaria ha acudido a verla, a pesar de confirmarse el diagnóstico de su marido, con coronavirus.

Sobra decir que en Quintana Roo, nadie de la Secretaría de Salud se ha acercado a su casa, donde continúa su hijo.

Dijo sentirse muy apenada de la situación, pero también molesta porque las autoridades no han seguido los protocolos, además, aunque a su marido se le contabilice en Yucatán, allí únicamente fue a hospitalizarse. Todo el periodo de incubación y desarrollo de la enfermedad la pasó en Tulum, trabajando como taxista.

“No responde la autoridad como se debe en este caso”, comentó.

Inconformidad en Hospital de Valladolid

El taxista que fue llevado al hospital general de esta ciudad el pasado domingo, con un cuadro respiratorio grave, y que dos días después se confirmó era coronavirus, ahora su presencia incomoda al personal de este nosocomio, que solicitan que sea trasladado a Mérida, para su aislamiento.

El paciente, un taxista de nombre Rubén, de 63 años de edad, aparece contabilizado en la estadística de Yucatán, pero durante todo su periodo de incubación y en las primeras fases de su enfermedad, él trabajaba y moraba con su familia en Tulum, en un asentamiento irregular, lo que supone un riesgo de contagio para este municipio quintanarroense.

Ahora su esposa se está quedando con familia en la colonia Flor Campestre, lo que también implica un riesgo de contagio, ahora del lado yucateco.

Su situación está grave, pues tiene dificultades para respirar, pero de momento parece estar fuera de riesgo de muerte.

Trabajadores del hospital, que incluye a médicos, enfermeras y personal de limpieza, alegan que ellos no tienen suficientes medidas de aislamiento, por lo que tanto ellos como pacientes, o incluso sus familias, corren riesgo de contagio.

Esto se agrava, pues el Hospital General de Valladovid obligatoriamente debe recibir a todos quienes presenten síntomas en la porción oriente de Yucatán, antes de poder canalizarlos a Mérida; ésto sin tener garantizados hasta ahora insumos suficiente.
En el caso del taxista, fue traído a Yucatán por una aparente negativa de autoridades de su propio estado para atenderlo.