café negro
Por Óscar González

En la reciente visita de Ricardo Anaya Cortés, candidato de por México al Frente, José Luis Toledo Medina fue cobijado calurosamente por el candidato presidencial y se le vio muy cerca del gobernador Carlos Joaquín González, que no escatimó apoyo político al proyecto presidencial y al que los partidos que lo llevaron a la gubernatura postulan para el crucial municipio de Benito Juárez, con cabecera en la ciudad más grande, poblada y económicamente importante del estado: Cancún.
Es obvio que hay confianza en que el joven político que seleccionó la dirigencia nacional perredista será el candidato, pues poco caso hubiese tenido placearlo con el principal competidor de Andrés Manuel López Obrador con la presencia del mandatario estatal de estar perdido su caso.
Los antecedentes más recientes permiten suponer con mucha verosimilitud que los tribunales darán la razón a “Chanito” Toledo al insistir en ser candidato de la coalición Por Quintana Roo al Frente tras el segundo rechazo del extremadamente cateto Instituto Electoral de Quintana Roo, que si alguna vez tuvo vergüenza ya la perdió pues no le importa que las instancias jurisdiccionales local y federal le echen a la basura todas sus resoluciones, tomadas siempre obedeciendo “la voz de su amo” –el que sea– y nunca el derecho, los criterios de los juzgadores y la jurisprudencia. Hay que cumplir a pie juntillas las órdenes, y punto. Rostizarse en la ignominia del yerro repetido hasta la náusea no está entre los miramientos de la mayoría de los señores consejeros.
Mayra San Román Medina, la consejera presidenta, no teme ya ser señalada como una pésima abogada con todo el Consejo General a rastras, pues su “pecaminoso” pasado borgista es aprovechado por algunos “encumbrados” engañabobos que le ponen el pie en el pescuezo para que tome las decisiones “correctas”: Descarrilar a “Chanito” es una de las consignas más acuciantes, pues el control de la sucesión gubernamental del estado que ciertos grupúsculos más gesticuladores que sólidos pretenden controlar va en ello.
Pero lo malo es que de ahí casi nunca pasan: Mayra y su cohorte obedecen ciegamente, pero ya al llegar a la judicialización por los recursos de impugnación de los actores por ellos maltratados a los miembros de este Organismo Público Local Electoral siempre les terminan corrigiendo la plana, al grado de que parece que de lo único que se trata es de “hacerla de jamón”, desperdiciar recursos de los quintanarroenses y los mexicanos e incordiar a quienes les ordenen. Mientras ellos cumplan las consignas, podrán estirar la “mano amiga” sin conflicto alguno.
Cierto es que no hay certeza de que la candidatura para la presidencia municipal de Benito Juárez de la alianza PAN-PRD-MC vaya a quedar al fin en manos de José Luis Toledo –se ha visto de todo en esta nuestra democracia a la mexicana–, pero sería por lo menos novedoso que con tantos casos similares resueltos a favor del aspirante, generalmente cuando hay que escoger entre insulsos requisitos burocráticos y derechos humanos –en este caso político-electorales–, los magistrados quintanarroenses y en última instancia los del Poder Judicial de la Federación, ya bien imbuidos en la filosofía del garantista, progresiva y pro-persona del derecho mexicano, acaban favoreciendo al abanderado y no a los “cuenta chiles” del Ieqroo, que ponen por encima la copia rosa del trámite municipal y no las garantías que le asisten a un mexicano con derecho a votar y ser votado.

GRILLOGRAMA
Actualización…

Tan eximios abogados
Y ciudadanos capaces
Deberían volver a clases
¡Pa’ que no sean tan tarados!

DEJA UN COMENTARIO

comentarios

2 COMENTARIOS

Comments are closed.