Uno de los programas más querido de la televisión mexicana, fue sin duda El Chavo del Ocho, pues se caracterizaba por hacer humor blanco que divertía a toda la familia, pero del que poco se supo de la historia de sus personajes, tal es el caso de Jaimito, el cartero.

Jaimito, interpretado por Raúl “Chato” Padilla, apareció esporádicamente en las emisiones de Roberto Gómez Bolaños, pero cuando lo hacía todo mundo lo recordaba por su falta de ganas para hacer las cosas.

Y es que Jaimito siempre estaba cansado y poco predispuesto al trabajo, según su latiguillo, quería evitar la fatiga. Tenía una bicicleta para repartir las cartas, pero siempre la llevaba a un costado, porque decía que no sabía andar, además utilizaba un morral donde cargaba toda la correspondencia.

Se trataba de un abuelo de cabello y bigote blanco, algo desprolijo, olvidadizo, que siempre estaba cansado y poco predispuesto al trabajo porque, según su latiguillo, quería evitar la fatiga. Jaimito tenía una bicicleta para repartir las cartas, pero siempre la llevaba a un costado, de tiro, porque decía que no sabía andar. También utilizaba una cartera en la que cargaba la correspondencia.

Cada vez que le preguntaban de dónde era, Jaimito respondía con orgullo que era de Tangamandapio; sin embargo, por la época y a falta de google maps, la gente se llegó a preguntar si este lugar realmente existía o era un pueblo inventado por “Chespirito”.

Pues tras años con la duda, y gracias a la ayuda de Street View de google, podemos apreciar que Tangamandapio sí existe y hasta cuenta con un monumento a Jaimito el cartero.

“En memoria de Jaimito, el cartero. A quien el pueblo de Tangamandapio le rinde homenaje póstumo por haber dado a conocer nuestro municipio a nivel internacional”, se lee la estatua.

El pueblo cuenta con poco más de 23 mil personas y está ubicado en el estado de Michoacán. Su nombre significa “Tronco podrido que se para en posición vertical en el agua” y año con año recibe algo de turismo local, pues poco conocen de la historia del personaje.