Ocho víctimas de Marcial Maciel, creador de Los Legionarios de Cristo, acudirán en enero próximo con las autoridades mexicanas a exigir la reparación del daño por los abusos cometidos por el sacerdote. Esto tras décadas de infructuosa lucha para hacer justicia.

Aunque la congregación católica admitió a través de un informe interno hecho público, que Maciel abusó sexualmente de al menos 60 menores, las víctimas, la mayoría personas mayores de ochenta años, acudirán ante la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) para que se pronuncie respecto a estos casos de abuso y determine la afectación cometida para la reparación del daño.

El CEAV, es el organismo encargado de atender las denuncias y dar seguimiento a los casos para gestionar la reparación del daño a las víctimas. Las personas afectadas esperan que se reconozca públicamente los abusos sufridos cuando eran niños y puedan encontrar justicia; explicó Sergio Méndez, abogado de las ocho víctimas de Marcial Maciel.

“Son estas instancias federales las que pueden determinar los grados de afectación y que se logre una reparación por parte del Gobierno”.

El abogado espera que el Estado mexicano reconozca estos abusos como tortura, y así exigir que se pidan disculpas públicas y se pague una indeización a las víctimas. Además presentará una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), pues hasta ahora no han encontrado justicia en los juzgados federales.

El ex sacersote Alberto Athie, uno de los primeros en alzar la voz contra los abusos sexuales de Marcial Madciel, indicó que ha existido complicidad por parte del Estado, que por años ha dejado impune los casos de pederastia clerical.

“Las autoridades judiciales desconocen los casos o han buscado neutralizarlos hasta acabar con ellos. Hay una complicidad civil”, afirma Athie.

De igual manera, explicó que el informe presentado por los Legionarios está incompleto, ya que no da nombres de los sacerdotes acusados de pederastia, ni dónde están actualmente o si han sido entregados a las autoridades.

Recordó que los abusos sexuales han sido encubiertos por todos los Legionarios, y en el caso de Maciel “es emblemático, porque lo protegió su congregación mintiendo y descalificando a las víctimas, hasta que ya no tuvieron la oportunidad de hacerlo. Y todo con el apoyo del Vaticano. Desarrollaron todo un mecanismo de protección y encubrimiento que permitió que estas personas siguieran abusando de niños y niñas”, comentó.

Saúl Barrales, una de la víctimas de Maciel en 1946, recuerda que al cura le simpatizaban niños de piel blanca y ojos azules de entre 10 y 12 años, destacando que el Vaticano tenía conocimiento de estos abusos, pero que era silenciado por los mismos jóvenes que aspiraban a sacerdotes y las mismas autoridades de la iglesia.

También te puede interesar: Confirman Legionarios de Cristo 175 casos de abuso

El anciano no esconde su ira al conocer el informe publicado por los Legionarios de Cristo. Dice que es “una lavada de cara” del organismo. “No es suficiente” —afirma— “la institución debe desaparecer”.

El informe de los Legionarios se da en medio del polémico caso de Fernando Martínez en Cancún, el sacerdote que abusó de al menos seis menores y al que la congregación encubrió durante 50 años.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

comentarios