VIDEO: ¡WTF! Emiratos Árabes crea lluvias artificiales con imponente tecnología

23

Los Emiratos Árabes Unidos desarrollan una nueva tecnologías que provoca lluvia artificial para combatir las olas de calor.

Las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) pusieron en marcha un plan para provocar lluvia artificial en diferentes regiones de su país, con la intención de combatir la fuerte ola de calor que enfrentan.

Siembran nubes artificiales en EAU

Al respecto, el Centro Nacional de Meteorología (CNM) de EAU explicó que realizaron labores de siembra de nubes para incrementar las precipitaciones debido a la fuerte ola de calor actual.

Este miércoles y jueves provocaron lluvia artificial en regiones como Abu Dabi, Dubái y Sharjah.

Te puede interesar: ¿Señal divina? Encuentran a Jesucristo en foto con extraña formación de nubes

El organismo emitió alertas meteorológicas para el este de los EAU debido a la posibilidad de formación de nubes convectivas, que se forman debido a las altas temperaturas de la superficie de la tierra que hacen que el aire cálido y húmedo se eleve a través del aire circundante más frío en la atmósfera.

De acuerdo con la declaración del Centro Nacional de Meteorología de EAU a un medio local, la temperatura más alta que se registró este martes fue de 47° Celsius en la ciudad de Sweihan, en Abu Dhabi.

Además de las altas temperaturas por la ola de calor, las nubes convectivas han generado vientos con velocidades de hasta 40 km/h que provocan desplazamientos de polvo y arena, de acuerdo con las previsiones meteorológicas de CNM de EAU.

EAU desarrolla tecnología para provocar lluvias artificiales, ¿cómo funciona?

En los últimos años, las autoridades de EAU han desarrollado una serie de tecnologías para provocar lluvia artificial en su territorio desértico, donde actualmente se registra una fuerte ola de calor.

De hecho, durante el mes de mayo de este año, el país utilizó drones para tratar de provocar la lluvia artificial mediante la aplicación de descargas eléctricas en las nubes que sacuden las gotas dentro, se reúnen y pueden caer como precipitación.

Dicho programa de siembra de nubes comenzó a realizarse por primera vez durante fechas recientes de primavera y la investigación fue publicada en el Journal of Atmospheric and Oceanic Technology, dirigida por la Universidad de Reading.