Aunque muchos hemos sido decepcionados por algún restaurante, ya sea por la comida o su pésimo servicio, cuando nos quejamos solemos esperar unas sinceras disculpas, pero en Ohio, Estados Unidos, no hubo la paciencia necesaria.

Una mujer terminó con varias fracturas en la cara luego de que una gerente del McDonald’s le arrojara una licuadora mientras discutían.

De acuerdo a medios locales, la mujer ordenó varias “Cajitas Felices” mientras sus hijos esperaban en el auto, sin embargo, recibió otra cosa.

Tal parece que los empleados confundieron su pedido, por lo que la madre tuvo que regresar tiempo después a exigir la orden correcta.

Luego de esperar pacientemente 25 minutos, seguía sin obtener su pedido, por lo que se molestó y exigió un reembolso mientras arrojaba la comida equivocada a la gerente, quien sin dudarlo se defendió y le lanzó una licuadora.

Tras el golpe la mujer presentó fracturas en un pómulo y la nariz.

También te puede interesar: Intenta robar a niño en McDonald’s pero la “cachan”

“He tenido una cirugía. Tuve un montón de citas con médicos y el seguimiento. Duras mañanas, duras tardes”, declaró Price.

Hasta el momento no se han presentado cargos contra ninguna de las partes del conflicto.