Chichimila, Yucatán.- El representante de la comisaría de Lol Beh, en Yucatán, alzó la voz durante la asamblea informativa por la consulta por el Tren Maya, para denunciar la corrupción endémica que padecen las comunidades mayas, que ven como las autoridades enriquecen, mientras ellos siguen con caminos en malos estados y con insuficientes policías.

“Hemos sido marginados, abandonados por las autoridades que debieran trabajar por los pueblos indígenas; vemos que entran presidentes municipales y salen ricos, con ranchos y hoteles, mientras las carreteras están en pésimas condiciones y las comisarías sin policías”, declaró frente a autoridades de Fonatur, Sedatu, CFE, INAH, IMPI, Conanp y Segob.

En el encuentro, realizado en Chichimila, Yucatán, habló de casos de pacientes que mueren en tramos carreteros por no poder recibir atención médica a tiempo, y de cómo él ha tenido que hacer frente a la delincuencia con dos policías, incluso resultando golpeado en una acción.

“En lugar de apoyarme, me subieron en redes sociales y acusaron de ser narcotraficante. Sufrí mucha discriminación, pero sigo en pie, porque hay un presidente justo”, añadió.
Sobre el Tren Maya, dijo estar a favor, pues generará desarrollo, añadiendo que sabe que hay una campaña en contra porque el presidente ha decidido actuar de forma correcta “y cuando haces eso, todos los corruptos se transforman en tus enemigos”, sentenció.