¡Cuidado morenos con las imposiciones!

Lourdes Cardona Muza y su familia, buscan imponer sus intereses ante los otros morenos
Lourdes Cardona Muza y su familia, buscan imponer sus intereses ante los otros morenos

El problema con las imposiciones no se limita al hecho de designar situaciones, cosas o personas a la voluntad individual o de grupo; además, éstas obran generalmente en detrimento de quienes se someten (por algo obligan a aceptarlas a la fuerza). Justo ese el peor de los problemas.

En particular, a los “morenos” de Quintana Roo les han impuesto todas las decisiones desde el nacimiento de este joven partido; les han impuesto delegados, una “dirigencia”, candidatos, y ahora pretenden imponerles a una señora que representa más de lo mismo en el tema de la impunidad y la corrupción en Cancún: Lourdes Cardona Muza.

Esta señora es hermana de José Cardona Muza, propietario de la muy polémica empresa “Grúas Cardona” en Benito Juárez y “Grúas Peca” en Solidaridad.

La historia de la impunidad de la cual goza esta empresa tiene que ver con el hecho de que, el fundador, Roberto Cardona Rojas, estableció una suerte de “alianza estratégica” con una mujer dedicada a vivir del presupuesto, es decir, se dedicaba a la política, la finada Latifa Muza Simón, quien, al enquistarse en la administración pública del municipio de Benito Juárez y en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), garantizó la impunidad a esta empresa, que por décadas ha abusado de los quintanarroenses.

Cabe recordar que por presión de los ciudadanos y las aseguradoras, ante la enorme cantidad de quejas que acumulaban, ambos ayuntamientos quitaron de sus roles de grúas a Cardona y Peca, ya que cobraban cantidades absurdas y robaban objetos de los vehículos. Por sus conexiones políticas, lograron regresar.

¿LA CUARTA TRANSFORMACIÓN?, ES SÓLO UN MEMBRETE PARA LA FAMILIA

Una de las características del Neoliberalismo, de los conservadores, es la imposición y a la mejor usanza del profesor Carlos Hank González, la continuidad del “linaje”, como si se tratara de reyes o señores feudales y no importa que este “linaje” se refiera a familias que viven de la corrupción, de la impunidad.

En esta lógica, las siglas de Morena en Quintana Roo, han sido secuestradas para darle continuidad al ejercicio de la imposición, de la conservación de los beneficios para unos cuantos y del regreso de las figuras más nocivas de la política estatal, Félix Arturo González Canto y Roberto Borge Angulo.

Lourdes Cardona no ha hecho nada por la ciudadanía en años, pero al acercarse un proceso electoral, pretende figurar y erigirse como supuesta autoridad moral, salida de la nada, cruzando dedos de ser tomada en cuenta por el partido para una regiduría.

RESULTA QUE AHORA ES FEMINISTA, ¿ANTES NO?

En lo referente a las estrategias de comunicación, es común buscar temas que permitan el lucimiento personal; lo más sano, es buscar uno en el cuál, el político se sienta cómodo o sea la especialidad en su desarrollo profesional o educativo.

Se le denomina “marketing político”, es decir, el manejo de la imagen de una persona desde una perspectiva de “marca”, resaltando sus virtudes y detectando enunciados muy propios que permitan la identificación ipso-facto del personaje.

Entonces, una cosa es buscarle el “perfil adecuado” y una muy diferente es ser un oportunista y adoptar los temas “que están de moda” para pretender subir a la palestra a un determinado personaje.

Te puede interesar: Embargan a “Grúas Cardona” por falta de pago

En esta lógica, y luego de, materialmente resurgir de entre los “muertos políticos”, la señora emite un comunicado de prensa en donde define las políticas que deberá asumir el partido de Morena, como si tuviera siquiera un gramo de autoridad o relevancia.

Pero peor aún, ahora resulta que es una destacada activista feminista…

En fin, bienvenidos al circo de la política local, los “numeritos” prometen la comedia del “pastelazo” y ello, mediáticamente se pueden entender más no justificar y para el caso de los auténticos morenos, pues me parece que es tiempo de decir BASTA.