Rastrearán aves desde el espacio para predecir terremotos

predecir terremotos

El proyecto alemán ICARUS monitoreará aves y animales salvajes desde el espacio, con el objetivo de predecir terremotos y erupciones volcánicas a largo plazo.

Proyecto ICARUS

El experimento alemán se gesta desde hace 16 años, y consiste en la colocación de una antena en un módulo de la Estación Espacial Internacional, para monitorear aves y animales salvajes en todo el planeta.

Lo anterior, con la ayuda de dispositivos pequeños de rastreo colocados a los animales (peso menor a 5 gramos), una estación repetidora entre estos dispositivos y el centro de operaciones en la tierra, para que el sistema global de navegación proporcione datos de ubicación del animal en tiempo real.

El objetivo de este peculiar proyecto determinará con exactitud las rutas migratorias de las aves y los cambios en el planeta como impacto en sus rutas de un continente a otro, así como elaborar recomendaciones para los pilotos de aviones.

Además, buscará monitorear cambios de hábitats, desertificación, derretimientos de glaciares, y comprender los servicios de los ecosistemas como polinización, control de plagas y dispersión de semillas.

Predecir terremotos, el objetivo a largo plazo

Se espera que a largo plazo, ICARUS sea capaz de fungir como un sistema de alerta temprana para catástrofes naturales, como lo son terremotos, huracanes y erupciones volcánicas.

Asimismo, se buscará salvaguardar la salud mundial, con la prevención de enfermedades como gripe aviar, fiebre aftosa y ébola.

La ventaja de este seguimiento orbital es que se identificarán actividades inusuales sin interferir en el espacio vital de las aves.

En el proyecto están implicados la agencia espacial rusa Roskosmos, la Sociedad Max Planck, el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) y la Universidad de Constanza en Alemania.

También te puede interesar:

#OpiniónEnCorto

Este proyecto es un gran paso para monitorear el comportamiento de las aves y de una manera poco invasiva; aunque habrá que esperar un buen rato para poder presenciar que se puedan predecir terremotos y otros desastres naturales.