A cuatro meses, familia de joven asesinado aún exige justicia

50

José María Morelos.- La familia del joven que falleciera debido a una agresión en La Candelaria, a fines de octubre pasado, y en donde se señaló a hijos de policías como presuntos responsables, todavía exige justicia. Por ahora, anuncia que ya detuvieron al presunto culpable y que esperan una sentencia.

“Ahorita agarraron al muchacho que le hizo daño a mi hermano; ahorita está encerrado en (Felipe) Carrillo; lo agarraron en Holbox”, detalló en entrevista Felipa, la hermana de José, el occiso.

Comenta que han estado en contacto con las autoridades ministeriales y que les dijeron que cualquier cosa le avisarán a su madre, ya que solo ella puede ir, pues su papá trabaja.
A la pregunta de si el detenido podría ser el culpable, responde que sí, pero que no se ha dictado la sentencia, aunque aclara que varios participaron en la riña.

“Él mismo se está acusando, aunque el papá del muchacho le arrojó una botella en la cabeza a mi difunto hermano; nadie más se quiso echar la culpa”, afirmó la joven.

Concluye indicando que continuarán exigiendo justicia, y que no solo irán a Carrillo, sino incluso a Chetumal si es necesario.

ANTECEDENTES

La agresión ocurrió en una fiesta de Halloween, el 31 de octubre pasado, afuera del Colegio de Bachilleres de La Candelaria. Los policías destacamentados en el lugar no hicieron nada, pues presuntamente dos de sus hijos estaban entre los participantes de la gresca.

José, de 29 años, originario de San Felipe Primero, pero que viajó a La Candelaria para esa fiesta, fue llevado de urgencia a José María Morelos, junto con otro joven lesionado. Ante la negativa de la policía local de participar, se tuvo que mandar a traer una patrulla desde la cabecera municipal, para llevarlo al Centro de Salud, situación que tardó una hora.

Al llegar, por la gravedad de las lesiones, se indicó que se les debía trasladar a Chetumal, a un costo de mil 800 pesos. Una familia sí los pagó y su vástago se recuperó, la otra no pudo cubrir este monto y, por ello, José falleció.

Testigos aseguran que en el momento de la riña se señalaron ante la autoridad a ocho participantes, pero los policías se negaron a detenerlos.

Incluso, la Vicefiscalía se rehusaba a investigar, exigiendo a la familia que le llevara los nombres y fotos de los acusados, algo que la madre del difunto, que no es autoridad, no veía viable.

DEJA UN COMENTARIO

comentarios