Maestros de la prestidigitación

Maestros de la prestidigitación

Maestros de la prestidigitación

Por Manuel Jesús Avila

En vísperas del primer informe de gobierno de Carlos Joaquín González la máquina registradora de la justicia suena anunciando buenas nuevas, como anotación beisbolera tras batacazo de cuadrangular. Las noticias son buenas en la actual administración, poco a poco se va llenando el vaso para aquellos que lo ven medio vacío, pues la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo le ha echado el guante a un integrante más del “RBA Team” vinculado a la carpeta de investigación 151/2017. Víctor Hugo Loyola Corona, ex procurador fiscal de la Secretaría de Finanzas y también ex integrante del Comité de Adquisiciones de Vip Saesa despertó de su sueño de fuga en el vecino estado de Yucatán y ahora tendrá que responder a las imputaciones fincadas en su contra por mal manejo de recursos del erario estatal. Con esta fichita suman cuatro los detenidos de la larga lista de malhechores implicados en el quebranto estatal, pues ya están en capilla además del ex gobernador, el ex director de Vip Saesa, Carlos Acosta Gutiérrez y el ex secretario de Desarrollo Urbano, Mauricio Rodríguez.

El principal cabecilla, el autor intelectual y material del mega desfalco económico al Estado, Roberto Borge Angulo, ex gobernador de Quintana Roo, hoy está tras las rejas en una prisión de Panamá en espera de ser extraditado a territorio mexicano, donde le aguarda una estadía más prolongada y no la libertad, tal cual asegura Miguel Ángel Pech Cen, fiscal general de Quintana Roo, de tal forma que es remota la posibilidad de que Borge libre la cárcel por los cargos en su contra y que están dentro del catálogo de delitos federales que no beneficia con la excarcelación.

Entre noviembre y enero se espera se otorgue directamente la autorización del traslado a nuestro país de Borge Angulo, según los convenios internacionales y el tratado de extradición entre México y Panamá que rige desde 2007. El tramite inició el pasado 4 de junio con la detención del ex gobernador quintanarroense a solicitud del gobierno mexicano. En la solicitud formal de extradición entregado a Panamá el 24 de julio pasado se le anexaron una ampliación de cargos y añadieron tres órdenes de detención dictadas por un juzgado de Quintana Roo por los supuestos delitos de aprovechamiento ilícito del poder, peculado y desempeño irregular de la función pública.

Tras el anuncio de Manuel Palacios Herrera, nuevo titular de la Auditoría Superior del Estado de Quintana Roo, que se presentarían 27 denuncias penales que implican a 84 ex funcionarios por malos manejos de los recursos públicos, mal manejo que se traduce en un quebranto que supera los 11 mil millones de pesos, el ánimo entre las diversas esferas quintanarroenses que confían en el cambio para acabar con la corrupción subió como espuma, pues es uno de los temas donde los ciudadanos esperan resultados fehacientes. Aunque con la espera de resultados también los embarga la duda y surgen preguntas, pues en caso de apresarlos ¿Les aplicarán la justicia? ¿Permanecerán en prisión? ¿Pagarán fianza para llevar su proceso en libertad? O en vísperas del primer informe de Gobierno llegará el milagro y devolverán el dinero robado a las arcas estatales.

También te puede interesar: Constitución a conveniencia

Lo que sus mentes ávidas de respuestas aún no logran aceptar ni digerir, es cómo Manuel Palacios Herrera llegó a la titularidad de la Auditoría Superior sin mancharse de la inmundicia que salpicaba en su rededor, ya que mientras el ex director de Vip Saesa, Carlos Acosta Gutiérrez -sólo por mencionar un nombre- detenido el pasado 14 de julio y hoy recluido en el Centro de Readaptación Social de Chetumal por una aparente serie de malos manejos y desfalco en perjuicio del patrimonio de Quintana Roo, juró y perjuró que sólo obedecía órdenes de su jefe directo, el ahora detenido Roberto Borge Angulo, al auditor superior del estado le bastó una declaración similar para librarse de todo mal. Pero la buena noticia es que siguen cayendo en manos de la justicia los responsables del quebranto. Aunque falta aún por caer en las redes el cardumen de peces voraces, los más gordos, esos que son expertos en ocultarse y desaparecer, hasta ahora la pesca ha sido buena, aunque figure por ahí uno que otro charal.

Más noticias de Quintana Roo

DEJA UN COMENTARIO

comentarios