Santa Cruz del Islote, la isla artificial más densamente poblada del mundo

islote

Santa Cruz de Islote es la isla artificial más densamente poblada del mundo y se ubica en el Caribe de Colombia.

Santa Cruz de Islote, artificial e insólita

Este insólito lugar es de poco más de una hectárea de extensión y de alrededor de 500 habitantes.

El sitio contrasta con sus vecinas del Archipiélago de San Bernardo que cuenta con siete islas de manglar agreste, playas blancas y pocos habitantes.

Mientras que Santa Cruz del Islote se caracteriza por estar totalmente urbanizado.

Además de los isloteños, habitan 150 gallos de pelea, 40 perros, dos acuarios que resguardan tiburones nodriza, tortugas carey gigantes, decenas de matarrayas  y peces gigantes.

¿Cómo llegar?

Para arribar a este insólito lugar hay que hacer una viaje de una hora en barco desde la pequeña ciudad de Tolú o de dos horas desde Cartagena.

La historia

El islote fue creado por los nativos que llegaron y edificaron en medio del coral con piedra, escombros y basura.

Lo anterior acorde a una entrevista realizada por la BBC Mundo a Adrián Caraballo de Hoyos. líder ecológico y guía turístico de 20 años, oriundo de la isla.

Además señaló que la única parte natural son unos cuantos árboles de Clemont y Zaragoza.

Los nativos pioneros tomaron con una señal que no hubiera mosquitos para comenzar a construir dicha isla ya que no hay manglares ni playas.

Mismo argumento que usaron para no aceptar cambiarse a Tintipán o Múcura, las islas más cercanas de 80 y 32 hectáreas de extensión, respectivamente.

Ambos cuentan con nacimientos de agua y algunos terrenos cultivables.

Todo comenzó con “una casa a la vez” y hoy ya suman más de un centenar de viviendas donde viven por lo menos 150 familias.

Además relata Caraballo que una familia es tan numerosa que ya hay un pasaje únicamente de ellos.

La población de este islote creció un 10% más en 2017.

Es un poblado joven ya que el 60% son niños y adolescentes.

Orgullosos de su hogar

Aunque los isloteños son felices y optimistas, en realidad tienen carencias serias estructurales.

Cabe señalar que al estar aislados, según los habitantes no tienen crimen ni violencia y que les rodea un paraíso.

Sufren de escasez de agua pero irónicamente puede verse en todos lados; en tinacos, galones que son traídos en lanchas y canoas.

Acorde a la partera del lugar, en invierno tienen agua en abundancia gracias a la lluvia pero en verano las cosas son más difíciles.

El agua que se recolecta de la temporada de lluvias se almacena en una cisterna comunitaria y cuando está por agotarse llaman a Cartagena, ciudad de la que dependen administrativamente.

Entonces, Cartagena envía un barco de la Armada que les lleva agua potable para llenar el tanque, aunque este puede tardar hasta tres semanas después de que los llaman.

La energía es generada alternadamente por una planta eléctrica de combustible y por dos estructuras de paneles solares que fueron donados por el gobierno japonés hace unos años.

Cada casa paga 90, 000 pesos colombianos mensuales (aproximadamente 30 dólares).

Un precio alto, si se compara con poblaciones pequeñas o intermedias del país o para sus habitantes que viven de la pesca y el turismo.

Ganancias controversiales

Cada turista paga 5,000 pesos colombianos (alrededor de1,8 dólares) por nadar con las tortugas y el tiburón de los acuarios.

Ese dólar se divide entre 11 guías, pilotos de la lanchas y quienes trabajan  para los acuarios.

Los habitantes capturan un tiburón por poco tiempo en las piletas y luego a otro para reemplazarlo.

Lo anterior ha generado controversia entre los nativos y la dirección de parques que protege el Archipiélago de San Bernardo.

Problemas en el paraíso

No tienen médico permanente, un doctor va dos o tres al mes.

El manejo de residuos es un reto para los habitantes de este islote ya que tienen en puerta el proyecto de fortalecer el ecoturismo y convertirse en una “escuela de sostenibilidad”

Cada que juntan 600 bolsas de basura son llevadas a Tintipán pero basta con asomarse al mar para ver a través de sus aguas cristalinas varios desperdicios.

Aunque, gracias al grupo de Adrián llamado “Salvadores del Arrecife” están combatiendo esta problemática.

También revisan si pescaron tortugas, las llevan al hotel Punta Faro y se las cambian por un pollo.

Con esto y con educación sobre la importancia de las tortugas se ha logrado disminuir el consumo en un 80%.

También te puede interesar: Hoy te presentamos los beneficios de besar

Sin duda, este islote tiene mucho potencial y sus habitantes lo sabes, por ello jamás lo cambiarían por nada.