Washington.- A través de una reciente investigación periodística realizada por Bret Baier del The Washigton Post, se informó que la teoría de que nuevo coronavirus Covid-19 se generara en un mercado de Wuhan China a través de un murciélago es falsa.

La investigación llegó a esta conclusión tras conocerse que el paciente número cero que desató una de las peores pandemias de la humanidad era un empleado del famoso laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan, China, que formaba parte de un programa de investigación viral chino.

Por tal motivo, se descarta la teoría de que alguien se comió un murciélago que contrajo la enfermedad, que hasta el momento ha provocado la muerte de más de 139 mil personas en el mundo.

El trabajo periodístico de Bret Baier, arrojó que el paciente cero trabajó en el laboratorio y luego ingresó a la población de Wuhan, donde comenzó el brote.

Baier explicó que el mercado húmedo de Wuhan nunca vendió murciélagos, por lo que culpar a este sitio como foco de infección fue un esfuerzo del régimen chino para desviar la atención del laboratorio, junto con los esfuerzos de propaganda dirigidos a los Estados Unidos e Italia.

“El programa de investigación chino sobre virus fue parte de un esfuerzo por demostrar que su capacidad para identificar y combatir virus es igual o mayor que las capacidades de Estados Unidos”, según informaron varias fuentes al Washington Post.

Así, el régimen comunista chino eliminó y modificó datos, destruyó muestras, borró informes preliminares, sofocó artículos académicos y restregó áreas contaminadas para ocultar la evidencia de la transmisión accidental del coronavirus.

De igual manera, se señala que aquellos médicos y periodistas que advirtieron sobre la propagación del virus y su potencial contagio y transmisión de persona a persona fueron “desaparecidos”.

También te puede interesar: Denuncian desaparición de dos periodistas en Wuhan tras informar del coronavirus

China en su intento de contener la propagación del virus cerró rápidamente los viajes nacionales desde Wuhan al resto del país, pero no así los vuelos internacionales desde Wuhan, lo que permitió la expansión del virus a otros países comenzando por los Estados Unidos.

“En los seis días después de que altos funcionarios chinos determinaron en secreto que probablemente se enfrentaban a un brote en Wuhan, la ciudad organizó un banquete masivo para decenas de miles de personas y millones comenzaron a viajar para las celebraciones del Año Nuevo Chino. Para cuando el presidente de China Xi Jinping finalmente advirtió al público el 20 de enero, más de 3,000 personas ya habían sido infectadas”, refiere la investigación.

Con información de Sipse.com

2 COMENTARIOS

Comments are closed.