Culpan a Fonatur de desborde de aguas negras en Zona Hotelera de Cancún

Por motivos hasta ahora desconocidos, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) impide la reparación de un drenaje obstruido, lo que provoca el rebosamiento de decenas de miles de litros de aguas negras, en el Kilómetro 4 de la Zona Hotelera. Vecinos hartos de esta situación, acudieron a manifestarse en las oficinas de esta dependencia federal, pero se les impidió el paso.

Desde febrero, un colector de aguas negras ubicado en la calle Pescador, junto al hotel Sotavento, derrama su contenido a la calle, por una obstrucción en el drenaje. Estos líquidos hediondos fluyen por varios metros hasta llegar a un drenaje pluvial, por los que se van a la laguna Nichupté.

Vecinos ya reportaron esta situación con la concesionaria Aguakan, pero la empresa explicó que está impedida para ingresar a la zona, pues Fonatur no se lo permite.
Al lugar incluso llegó la presidenta municipal, Mara Lezama, a corregir este foco de infección, pero Fonatur impidió que se puedan realizar los trabajos, con el argumento que es un tema de su competencia.

Sin embargo, aunque no permite estas obras, esta dependencia tampoco los realizan.
Hoy, un grupo de inconformes acudieron a las oficinas de Fonatur, en el cruce de las avenidas Cobá con Náder, para entregar un escrito.

Sin embargo, para su sorpresa, personal de seguridad privada les impidieron el paso, violentando así su derecho a petición. Aunque las personas insistieron en que querían que les recibieran del documento que llevaban y se lo sellaran de recibido, no pudieron hacer esto.

A la pregunta de si estaba el lugar cerrado, una guardia, plantada frente a la puerta, contestó: “Nadie ha dicho que Fonatur esté cerrado, pero adentro no hay nadie quien pueda atenderlos”.