Las preocupaciones por el medio ambiente son cada vez mayores. Una de las medidas que se están tomando, por ejemplo en entidades como Quintana Roo y ciudades como Cancún, es evitar el uso de bolsas de plástico. En su lugar se están utilizando las que se llaman biodegradables. Sin embargo algunos ambientalistas han comenzado a denunciar que estas no son tales, es decir, que en realidad no son tan amigables con el ambiente.

De acuerdo con algunos medios como National Geographic, se han hecho estudios mediante los cuales se enterraron durante tres años estas bolsas. El resultado: que estas bolsas lucían prácticamente intactas.

Richard C. Thompson, investigador principal del proyecto de la Universidad de Plymouth, Inglaterra enterró cinco diferentes tipos de bolsas por tres años. Y al desenterrarlas, no solo notó que estaban prácticamente intactas, sino que estas bolsas podían soportar hasta dos kilogramos de peso de tierra o de desechos. Eas decir, seguían siendo resistentes, por lo que no se les debería llamar biodegradables.

Otras bolsas fueron sometidas a pruebas con aire o agua, y ocurrió lo mismo que con las enterradas, es decir, que no están en condiciones de ser desechadas junto con la materia orgánica.

Te puede interesar: https://quintafuerza.mx/mas-noticias/ecologia/tala-ilegal-esta-acabando-con-arboles-de-200-anos-en-hidalgo/

La conclusión de este estudio queda para el análisis. ¿Hay mala fe de los fabricantes que se aprovechan de las ganas de la gente de ser más ecológica? ¿La gente solo acepta las propuestas sin analizar si en realidad sí son menos dañinas con el ambiente? No estaría de más que comprobemos por nosotros mismos si las bolsas que empleamos y que supuestamente son biodegradables en realidad cumplen su función. Aquí hay una oportunidad para quien sí quiera hacer un mundo mejor.