Una tienda de comestibles en Tailandia fue el lugar donde pasó algo espectacular, pues un pollito nació junto a la rejilla de los huevos que ya estaban listos para venderse.

La dueña de la tienda quedó sorprendida al igual que sus clientes, ya que mientras acomodaba la mercancía observó que uno de los huevos comenzó a moverse y romperse. De pronto apareció el pido del pollo, que finalmente logró salir del cascarón.

Desde que aparecieron las primeras grietas en el cascarón usuarios de la tienda se apresuraron a grabar el hecho en sus teléfonos celulares sin poder evitar reír por el suceso tan surrealista.

De acuerdo con medios locales, la dueña de la tienda lo tomó, lo puso en una caja de cartón para darle refugio y adoptarlo como nueva mascota de la tienda.