Unos velan por su “hueso” y otros por la ciudadanía

101

La Pluma del Pueblo

El año pasado, 2018, en el país registramos dos cambios fundamentales para la vida democrática; la entrada en funciones del Congreso de la Unión y el cambio de presidente de la República.

El Congreso de la Unión está integrada por dos cámaras, la Cámara Baja (de diputados) con 500 diputados que representan los distritos electorales en el país y la Cámara Alta (de senadores) que está conformada por 128 senadores representantes de los estados.

Entre las principales actividades de los senadores están: nombrar al Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; proponer la terna para Fiscal General de la República; nombrar a embajadores y cónsules; dar validez a tratados internacionales; designar, en caso necesario, gobernadores interinos; resolver conflictos territoriales; permitir la salida de tropas del Ejército; autorizar al presidente de la República a realizar visitas de Estado a otros países; entre otras actividades, pero además, tienen el encargo de legislar en diversos temas, para lo cual, deben trabajar la propuesta, las leyes secundarias, las reglamentarias y realizar los foros de consulta que se requieran para fortalecer las propuestas que se llevan ante el pleno; es decir, la labor legislativa es suficiente para mantenerlos ocupados exclusivamente en sus labores.

Los senadores representan al estado por el cual fueron electos, por lo que, las carencias, deficiencias u oportunidades son tratadas también en la Máxima Tribuna de la Nación, a fin de que se resuelva en favor del estado que representan.

¿Por qué este recorrido por las obligaciones de esos legisladores?, bueno, esa digamos que es “la pregunta de los 64 mil…” Veamos, de los senadores por Quintana Roo, tanto Marybel Villegas, como José Luis Pech, se han dedicado a hacer grilla barata, lejos de atender las obligaciones que la propia Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos determina, pero aún más, Marybel Villegas Canché se encuentra en campaña proselitista desde que asumió y protestó el cargo de Senador de la República, principalmente con su ya trillada canteleta de luchar por el agua, un hecho que debiera ser investigado, a fin de determinar si es legalmente válido que se dedique a los actos anticipados de campaña.

Lo que es más, cualquier ciudadano, por el sólo hecho de serlo, podría presentar una denuncia ante la Sala Regional de la Cuarta Circunscripción del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación con sede en Xalapa, Veracruz, por el probable delito electoral, -el cual ya es considerado grave-, denominado “Actos Anticipados de Campaña”.

LA HONORABILIDAD DE CUMPLIR

De los senadores que nos representan, quien sí está cumpliendo con su trabajo legislativo, lejos de pretender imponerse ante sus correligionarios como fórmula única para el próximo proceso electoral, es la senadora Mayuli Latifa Martínez Simón de la bancada del Partido Acción Nacional, quien, sin hacer tanto escándalo, sin pelearse con sus compañeros del Senado quienes representan a otro partido político, se ha dedicado a hacer su trabajo como legisladora.

Será importante que, como ciudadanos, sigamos de cerca los trabajos que realiza la senadora y también estemos atentos de la guerra intestina que sostienen Pech y Villegas en contra de sus adversarios políticos con tal de hacer proselitismo político fuera de tiempo, un hecho que, insisto, es ilegal y un delito grave, según lo determinan la propia Constitución recientemente modificada para agregar justo a esta actividad ilegal, entre otras como la delincuencia organizada y la corrupción.

Más noticias de Quintana Roo

 

DEJA UN COMENTARIO

comentarios