Los ataques extranjeros que los retrógrados conservadores mexicanos apoyan

Felipe el ultraconservador

>Breve genealogía del ultra-conservadurismo en México

Escuche mientras lee: “Ride Across The River” de “Dire Straits” del álbum Brothers in Arms: “I’m a soldier of freedom in the army of the man / Ah we are the chosen, we’re the partisan alright”.


En cualquier historia, existen todo tipo de circunstancias, desde las que nos hacen sentir tremendamente orgullosos, hasta aquéllas que se escriben con la pluma exclusiva de los eufemismos, o simplemente pretenden ser enterradas en el cementerio de las vergüenzas.

Pero como en todo proceso dialéctico, esos claro-oscuros son parte fundamental que permite entender, comprender y usar en nuestro beneficio a la historia, recordad la ley de la unión y lucha de contrarios, que al final es eso, una ley.

Por eso no debemos saltar, descartar o suavizar los hechos vergonzantes, y cuando ocurren, menos aún debemos hacer como que no.

La historia habrá de cuestionarnos muchísimo a quienes nos dedicamos a la profesión u oficio del periodismo, por nuestro compromiso, o falta de valor histórico; la historia habrá de posicionarnos en la gradería general, tras bambalinas, en los banquillos de los acusados y condenados, o cualquier parte del escenario, haciendo nuestra chamba.

periodistas argentinos
Periodistas argentinos en Palacio Nacional.

LA VERGÜENZA DE SER ULTRACONSERVADOR EN MÉXICO

El ultraconservador en México, es un personaje que existe desde que la colonia española se estableció en las entonces bendecidas  tierras Mesoamericanas (por los dioses aztecas, toltecas, olmecas, mayas, claro).

Se han hecho enormes trabajos de sociología, razonamientos filosóficos y hasta canciones ícono (La Maldición de Malinche), para determinar el porqué de esa tendencia a lamerle… los zapatos a los extranjeros, pero aún no conozco que se haya determinado el gen maligno o fementido, no lo sabemos, lo que sí tenemos de axioma, es que, en todos los casos y momentos históricos, los mustios resultan ser los más conservadores, mojigatos, acomplejados, resentidos con la vida y con lengua de trapeador.

Así, desde Juan Nepomuceno Almonte, hijo natural del Siervo de la Nación, José María Morelos y Pavón quien se apresuró a Europa a pedir auxilio para derrocar “el gobierno de un indio” (Benito Juárez García), hasta todos estos apátridas que han entregado poder, concesiones y dinero a las empresas extranjeras, en especial a las españolas: Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón, Vicente Fox, Ernesto Zedillo, y desde luego, “el papá” de todos ellos, Carlos Salinas de Gortari, todos tan ilustres como perversos, son de conciencia conservadora y traidora a la patria.

Juan Nepomuceno
Como buen ultraconservador, Nepomuceno encabezó la delegación que lustró las gónadas de Maximiliano para traerlo a México y lo confrontaron, por cierto, con su propio hermano masón; Benito Juárez García.

“POR TRES MONEDAS, POR TRES MONEDAS ME CAMBIASTE…”

Lo más triste del caso, es que estos castrosos de la ultraderecha, generalmente tienen intereses bastante Mezquinos, es decir, se conforman con poco, son, diríamos en mi tierra: limosneros.

Le explico: llegar a detentar el poder, desde la presidencia de la república, gubernaturas o presidencias municipales, desde luego que no lo buscan con el fin de beneficiar al grueso de la población, engrandeciendo a la Nación y fincando su empoderamiento en el concierto mundial.

Pero tampoco con una mira hacia el beneficio de una oligarquía nacional que, de alguna manera también pudiera promover el empoderamiento de la industria mexicana, o los negocios o lo que sea.

No, lo que estos hijos de Malitzin hacen, es mega fortalecer los intereses extranjeros, entregando la soberanía nacional y con ello nos referimos, no sólo a las empresas paraestatales como Pemex o la CFE, se entregaron o simplemente cerraron muchas más empresas que en su momento fueron fundamentales y administrativamente eficientes como Ferronales, Conasupo, Telmex, la televisión pública y hasta la vigilancia de instalaciones estratégicas como los puertos o aeropuertos, pero sobre todo, se castró al sector comunicaciones y transportes, a la producción del campo, la minería, en fin, todo cuanto pudieron entregar.

De todo este bajarselospantalonesyempinarsehastalosnoventagradosparagocedelinterésextranjero, sólo un par de empresas mexicanas resultaron “ganonas”; desde luego las de ‘su papi’ Salinas como TV Azteca, o Maseca; Telmex, Cemex, Bimbo y algunas más, lo demás, fue el vulgar, por evidente, robadero del erario público y el endeudamiento del país para saciar las ansias de todos ellos.

Con una característica clara en todos, lo acomplejados que son; -en verdad, analice a cada uno y si puede, hasta cheque usted a los gobernadores y presidentes municipales, todos ellos –los conservadores-, una runfla de sujetos acomplejados y enojados con la vida.

EL ATAQUE EXTRANJERO Y LOS TRAIDORES A LA PATRIA

Una vez que en México comienzan a cambiar las cosas, en beneficio de la mayoría, los gobiernos y empresas extranjeros comienzan a lanzar monedas como si se tratara de premiar al chimpancé del organillero, para que los ultraconservadores defiendan sus intereses.

Y abren fuego por todos los flancos, por ejemplo, los que se dicen ecologistas, no hacen nada por frenar el deterioro del Gran arrecife Mesoamericano por la sobre-densificación con cuartos de hotel, por el inexistente manejo de las aguas residuales, por la disposición inadecuada de los residuos y el derribo indiscriminado de manglares, ¡ha!, pero eso sí, organizan grupos opositores al Tren Maya.

Los conservadores son las personas más mojigatas y fementidas que pudiera uno encontrar; toda la vida han estado en contra del movimiento feminista y cuantimás de la diversidad sexual, pero ahora, usan a esos grupos para oponerse; ¿a qué?, a lo que sea, pero se oponen.

Ciertamente, se les voltea el chirrión por el palito, porque en este empoderamiento que, con su ayuda o sin ella están experimentando las mujeres, ya salió el tema tabú para los gilipollas conservadores, la despenalización del aborto y ahora, hasta tuvieron que mandar a las huestes del “amargo limón”, -Jorge Serrano Limón-, es decir, a los de “Provida” para tratar de contener las exigencias de las féminas para que el Congreso del estado trabaje en la despenalización. Dirían en mi tierra, “bravo inútiles”.

De regreso a los intereses extranjeros, tenemos que: la producción de energía eléctrica, la importación de basura transgénica, la exploración y explotación del petróleo, la importación indiscriminada de alimentos, la exigencia de que México siga endeudándose, entre otras exigencias, son aquéllas que los trapeabolas repiten.

Baste decir que se ha descubierto, por poner un solo ejemplo, la colecta de 12 millones –dicen que de pesos, pero yo sospecho que de dólares-, para atacar la decisión soberana de sacar de nuestro país, paulatinamente, al glifosato y al maíz transgénico.

Tal reporte habla de que una parte de ese dinero es para pagar a medios de comunicación aliados.

Aquí me apena descubrir que, después de la publicación de un medio inglés de nombre The Guardian, por cierto, un artículo sin fundamento, investigación o bases, sólo decires y declaracionitis, el segundo medio en replicar esa nota, fue el de la compañera Carmen Aristegui “Aristegui Noticias”, en verdad, qué pena.

EL FENÓMENO DE ‘LA PRENSA FIFI’ QUE SE DESPLIEGA EN TODO EL MUNDO

Sorprende ser testigo de primera fila de que, en otros países como Argentina, también haya periodistas pagados por el conservadurismo.

Durante la mañanera del pasado martes, cuando Andrés Manuel se hizo acompañar del presidente de Argentina, Alberto Ángel Fernández, se escuchó muy ocurrente al presidente mexicano comentar a su homónimo argentino, “yo pensé que sólo en México había prensa fifí”.

Y es que resulta que de los reporteros que acompañaron a Fernández a tierras aztecas, la mayoría de ello se dedicó a atacarlo y entonces, el presidente argentino, además de confirmar que también allá existen periodistas que obedecen a los intereses de quienes se quedaron sin poder, hizo una revelación histórica.

Mire usted, como antecedente diremos que Argentina es el país más endeudado del mundo, al extremo de que, en 2001, hubieron de declararse en cesación de pagos.

Y ocurre que, aun cuando se sabía que Argentina perdió toda capacidad de endeudarse más, el Fondo Monetario Internacional les hizo un inexplicable préstamo por la friolera de 44 mil millones de dólares.

Eso no es lo más grave, el asunto es que, como lo describió Alberto Ángel Fernández, ese dinero se prestó exprofesamente para derrotar en las elecciones precisamente al actual presidente y, como de todas formas perdieron, pues se consolaron con la máxima del fementido, ‘me ganaste pero te perjudiqué’ y claro, si le dejaron la deuda pública impagable de 320 mil millones de dólares.

Desde luego, la administración pública argentina está avanzando en las investigaciones para demostrar que lo que financió el FMI con esos 44 mil millones de dólares, fue una campaña política y recaba a la vez las pruebas para fincar responsabilidades a quienes pidieron y aceptaron el préstamo, iniciando por el ex presidente, Mauricio Macri.

Pero, tanto el FMI, como el gobierno norteamericano, el español y todos aquéllos con intereses intervencionistas o coloniales, son capaces de pagar eso y mucho más por derrocar gobiernos.

El ejemplo más escandaloso, el escándalo Irán-Contras encabezado por Ronald Reagan que no sólo dispuso de dinero público estadunidense, sino que abrió la puerta de su país a la importación indiscriminada de cocaína.

Habrá que preguntarle, por ejemplo, a Guaidó, por qué se opone a trasparentar sus ingresos como diputado venezolano y la respuesta es simple: porque no tendría como justificar el dinero que recibió del gobierno de Donald Trump para encabezar la oposición en su país y el fracasado Golpe de Estado.

Seguimos luego, saludos.