¿Cómo dejar ir el dolor? La ciencia lo revela

La diversas pérdidas, metas frustradas o sueños que jamás se pudieron cumplir son sólo ejemplos de las cosas que podrían repercutir en la salud mental y en las que el olvido se vuelve fundamental. 

En la vida hay cosas sumamente duras y complicadas, como la pérdida de un amor, el duelo de un ser querido, las metas frustradas o los sueños que jamás pudieron cumplirse, entre muchas otras más, son sólo ejemplos de las cosas que podrían repercutir en la salud mental y en las que el olvido se vuelve fundamental en los seres humanos.

Pero al mismo tiempo, también son fundamentales para que la gente pueda responder ante eventos o focos rojos del futuro.

De acuerdo con el medio New York Times; “las emociones dejan un rastro neuronal más profundo si generan una fuerte respuesta emocional” y esto ayudará a evitar esas experiencias en nuevas situaciones.

A veces te descubres saboteándote a ti mismo en el momento menos indicado, esperando obtener una respuesta y empiezas a tener pensamientos recurrentes poco adecuados, por ejemplo, las veces en las que diste una respuesta incorrecta o cuando tuviste una caída que te hizo enrojecer.

Sin embargo, poco a poco algunos momentos dolorosos, tristes o vergonzosos se difuminaron por completo de tu memoria, o sea los irás olvidando. ¿La razón? Los neurólogos están tratando de encontrar esta conexión entre el olvido y la forma en la que puedes reaccionar a estas experiencias complicadas.

Para algunos investigadores el olvido o darle tiempo al cerebro para olvidar es una habilidad crucial para recuperar la memoria, obtener la estabilidad mental y mantener la sensación de identidad de la persona.

Olvidar no siempre es sinónimo de deterioro de la salud mental

A pesar de que por mucho tiempo se estigmatizó el aprender a olvidar, esto tiene que ver con la idea preexistente al respecto de que no recordar momentos o cosas específicas estaba ligado directamente con el deterioro de la salud mental.

La postdoctora en Psicología en la Universidad de Texas expresó que una buena forma de olvidar intencionalmente es recordad de manera diferente con la intención de desvanecer esa sensación de dolor.

“Esta idea de que las memorias tienen que ser fortalecidas antes de que puedan ser debilitadas es sorprendente porque no es la manera en la que suponemos que funciona la memoria. Pero es un hallazgo muy sólido, y le daremos seguimiento”, expresó Lily Sahakyan de la Universidad de Illinois al NYT.

Con información de viviendoencasa.mx