Móndrigo Cantón; hasta Julio Astillero le reclama sus pagos

71
Julio Astillero

>Según el diccionario: Móndrigo.- Adjetivo usado en México que significa, persona que es infame y cobarde.

CANCÚN.- A la interminable lista de trabajadores que fueron (fuimos) robados por el pseudo empresario Miguel Cantón Zetina, hoy se suma Julio Hernández López, un periodista con una destacada trayectoria como columnista; Julio es también conocido como “Julio Astillero“, debido al nombre de su columna; distinguido desde que escribió en el Excélsior, luego como  director de La Jornada de San Luis Potosí y ahora, autor de la columna que publican varios medios.

Recientemente, Julio escribió en su cuenta de Twitter.- “¿Aún no tendrán tiempo en @grupocanton @TabascoHOY @MiguelCanton1; cuando menos para decirme formalmente que en definitiva no van a pagar el adeudo , pago que hemos largamente gestionado en vano hasta ahora, por publicación de mi columna?”

 

Para quienes conocemos y hemos sido víctimas de las prácticas desaseadas de Miguel Cantón, lo descrito por Julio Hernández nos es completamente coherente, pues el mísero tabasqueño, no sólo acostumbra explotar gente para luego ponerles una patada en el trasero con adeudos de quincenas acumuladas, sino que además se esconde detrás de sus muchos esbirritos, su favorito, el contador Boris ‘Ruín’ (Ruiz); ese se ha hecho a sí mismo una fama inmerecida de ser el perro Pit-Bull de la Casa Cantón, cuando sólo es un chihuahuita bipolar.

Pero de forma por demás COBARDE, Miguel Cantón no da la cara a sus acreedores, se esconde, no responde, se hace el “ofendido”; “¡¿cómo te atreves?!”

A Miguel Cantón le gusta aplicar la misma fórmula que usó allende las décadas de los 70 y 80; como él mismo lo describe, “si no te abre el funcionario, túmbale la puerta a patadas y dile que vas de parte de Miguel Cantón y verás sino te atiende”.

Cantón recibió del gobierno federal, la friolera de 46 millones de pesos durante 2019.

Miguel Chayotero
Beneficiario de las políticas “Neoliberales”, Miguel Cantón es el mejor ejemplo del periodista Chayotero que fustiga Andrés Manuel López Obrador.

“LA CULPA NO ES DEL INDIO SINO DE QUIEN LO HIZO COMPADRE”

La tradición de los Cantón en el periodismo, dicen quienes ejercieron con ellos, tuvo siempre el mismo perfil de extorsionar funcionarios, amafiarse con otros y exprimir tanto como se pudiera las arcas públicas para “hacer negocio”; parafraseando a Andrés Manuel López Obrador que habla de los periodistas “chayoteros“, ese, es uno de los mejores ejemplos del periodismo inmoral.

Es interesante ver como, por ejemplo, Miguel Cantón fundó el Tabasco Hoy con dinero del ex-gobernador Roberto Madrazo Pintado a quien apoyó mediáticamente cuando el priista perdió, en los hechos, la elección a gobernador de Tabasco con Andrés Manuel López Obrador.

Hoy, Cantón se pretende redimido bajo la axila del presidente de la República, a quien le ha sacado jugosos convenios, sin cumplir con las características que mintió a la Secretaría de Gobernación en relación al número de ejemplares que distribuye en Quintana Roo y la supuesta certificación; la cual por cierto no existe.

Todos esos documentos están en poder de este periodista, lo mismo que los relativos al dinero que recibió Miguel Cantón por el convenio con el Gobierno de México.

Marybela
La senadora, “amiga de la familia Cantón”, o como diría Don Corleone: “es como de la familia”.

CANTÓN Y LA MAFIA VILLEGAS-PARRA

“Ai te encargo que no le peguen y apoyen a esta muchachita Marybel, es amiga de la familia y la apoyamos”, solía instruir el tabasqueño desde el departamento de uno de sus hijos en el conjunto Emerald, donde son vecinos de “Pepe” Gómez, Jorge Emilio González, entre otros “destacados”.

Miguel Cantón, quien también mintió al gobierno de Quintana Roo para obligar un convenio de publicidad, luego de pactar con Marybel Villegas comenzó a publicar en contra del gobierno de Carlos Joaquín y ello, por órdenes expresas de la senadora de la República y no sólo eso, también abrió las páginas del Quintana Roo Hoy para defender y publicar los boletines de Florián Tudor y los miembros de la Mafia Rumana.

TAMBIÉN SE AMAFIÓ CON EL HOY PRESIDIARIO CARLOS MIMENZA

Carlos Mimenza fue uno de esos personajes que invirtieron en el “Quintana Roo Hoy“; el colérico empresario amenazó a nuestro Director General, Ariel Urtaza, entre otros periodistas y emprendió una campaña a través de Rafael Santiago desde las páginas de los 600 ejemplares que imprime.

Entonces el periódico se habría convertido en un divertido ejemplo de la incongruencia y la especulación; con la columna de Julio Astillero, las declaraciones esquizofrénicas de Mimenza y las ocurrencias del nuevo esbirrito de Miguel Cantón, Rafael Santiago.

El nuevo director del periódico de Cantón, quien salió expulsado de “Quequi” del “Pepe” Gómez, hoy prófugo de la justicia, tuvo a bien estirar la mano para recibir dinero de Carlos Mimenza y publicar, letra por letra, lo que el paranoico empresario le instruyó, de manera que, sin más, arremetió también en contra de Ariel Urtaza, sin elementos, argumentos o motivos, más que el ‘Chayo‘, o lo que es peor, la sola instrucción del Cantón quien ulteriormente sí recibiría el dinero de Mimenza.

Pero claro, no se puede tener todo en la profesión; por ello es que, Santiago cometió crasos errores en su intención de “quedar bien con el patrón” y dijo por ejemplo, que Rafael del Pozo es el titular de la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Libertad de Expresión, cuando todos sabemos que Rafa del Pozo es el titular de la Secretaría de la Contraloría estatal.

Con la característica del periodismo especulativo y extorsionador, Miguel Cantón ha instruido golpes mediáticos, aun sin elementos suficientes y como él mismo diría, “rómpele su madre a ver si así nos paga lo que nos debe”.

Así, luego de mandar a su hijo Rafael a, materialmente rogarle a Mara Lezama para que le mejoraran sus convenios, de la noche a la mañana “se le volteó” y es que, también por órdenes de Marybel Villegas Canché, inició una serie de ataques, para los cuales usó a sus reporteros en la Ciudad de México para acudir a las “mañaneras” y “acusar a Mara“.

Vaya descaro de Miguel Cantón, con la afición frenética de robarle a sus trabajadores y el cinismo de aparentarse miembro del “Jet-Set”.